Cartera de Servicios

El CENTRO DE ESTIMULACION PRECOZ CRISTO DEL BUEN FIN se define como un servicio/centro de carácter sanitario que proporciona tratamientos de atención temprana a niños/as de 0 a 6 años con trastornos en su desarrollo o que presentan un alto riesgo de padecerlos. Por tanto, este servicio dirige su intervención terapéutica asistencial hacia los niveles de prevención secundaria y terciaria.

Este centro especializado pretende dar respuesta, lo más pronto posible, a las necesidades transitorias o permanentes del niño/a, desde su detección y derivación desde el Sistema Sanitario, desarrollando acciones planificadas con objeto de superar o compensar desfases madurativos, aminorar sus efectos o prevenir la aparición de riesgos  mayores.

El objetivo general de nuestro Centro de Atención Infantil Temprana es que los niños y niñas que presentan trastornos en su desarrollo o tienen riesgo de padecerlos, sus familias y entorno reciban todo aquello que desde la vertiente preventiva y asistencial pueda potenciar su capacidad de desarrollo y de bienestar, posibilitando de la forma más completa su inclusión en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal. Las/os niñas/os son derivados, principalmente,  por el Servicio Público de Salud, teniendo como objetivo que cualquier niño que lo precise sea atendido de acuerdo a sus necesidades.. Así se pueden beneficiar menores que presentan un trastorno psicomotor, cognitivo, de la comunicación, sensorial, social, etc. que pueda ser diagnosticado y también cualquier niño que presente un desfase evolutivo en su desarrollo en los primeros años. Se incluyen también los casos de riesgo socio-familiar y ambiental.

A fin de poder alcanzar todos estos objetivos, este Centro ofrece a los usuarios los siguientes servicios

  • 1) Recepción y acogida del niño/a y la familia

    Como se ha dicho los niños acceden, principal aunque no exclusivamente, al programa a través del Servicio competente de la Sanidad Publica Andaluza.

    El pediatra de Atención Primaria recibe en consulta al niño y su familia, que serán derivados, si lo cree necesario, para recibir tratamiento de atención temprana. La consultora de atención temprana de la Consejería de Sanidad  servirá de puente de comunicación entre la familia y el CAIT.

    En un primer paso de intervención se realiza la acogida desde el equipo de coordinación donde se realiza una primera toma de contacto con el caso y la demanda de la familia, se informa del programa y se establecen horarios.

  • 2) Valoración del desarrollo y del nivel funcional del niño/a

    Se valora desarrollo y el nivel funcional del niño/a en las diferentes áreas del desarrollo evolutivo y de salud (psicomotricidad, lenguaje-comunicación, cognición, social). Entrevista familiar y compromiso terapéutico.

    Se establecen las bases del programa de intervención y se pone en conocimiento a la familia de las pautas que deben realizar en casa para completar la intervención que se realizará con el niño por parte del profesional de referencia del centro. Así mismo, se procede a las gestiones pertinentes que formalicen el compromiso terapéutico.

  • 3) Planes de intervención integral

    Una vez llevado a cabo el apartado anterior, comienza el plan de intervención a través de un modelo integrado donde se planifica, valora, reflexiona y modifica en caso necesario los objetivos y estrategias planteadas de forma continuada.

    • Objetivos específicos de intervención: siempre desde el marco evolutivo (hitos del desarrollo) del propio niño y marcando objetivos desde el nivel en el que se encuentra en las distintas áreas:
      1. Desarrollo psicomotor
      2. Desarrollo cognitivo
      3. Desarrollo de habilidades comunicativas y del lenguaje
      4. Desarrollo sensorial
      5. La autonomía personal
      6. La integración familiar y social
      7. Desarrollo emocional, afectivo y de la personalidad
    • Orientación y apoyo familiar continuado
    • Intervención sobre el entorno
  • 4) Coordinación intersectorial e interprofesional

    Gestión compartida de casos y orientación y soporte a la escolarización.

  • 5) Participación en el seguimiento y planificación del alta

El equipo profesional y las áreas profesionales

El equipo multidisciplinar está constituido por profesionales (12 en total) con la cualificación técnica y experiencia adecuada para el desarrollo de las funciones de valoración e intervención en las distintas áreas:

  • Atención temprana
  • Logopedia
  • Psicología infantil
  • Fisioterapia

En las competencias de gestión, contamos también con el equipo de dirección y administración.

El equipo terapéutico se encarga de establecer los planes de tratamiento y de llevar a cabo la labor de intervención, siempre desde el marco de la interdisciplinariedad y de la atención temprana. Independientemente del ámbito formativo, siempre atenderá los objetivos generales desde los principales bloques de desarrollo (motriz, cognitivo, lenguaje, socioafectivo y adaptativo). Cada terapeuta es responsable de determinar y de priorizar los tratamientos y las técnicas utilizadas, según el diagnóstico pediátrico y siempre teniendo en cuenta las características particulares tanto del niño como de la familia.

Las áreas profesionales son las siguientes

ÁREA FISIO-REHABILITADORA

Atenderá la problemática neuromotora mediante la evaluación del desarrollo, su diagnóstico y la propuesta dentro del plan de tratamiento. Los objetivos a conseguir serán:

  • Conseguir una motricidad lo más normalizada posible, buscando siempre la mejor calidad funcional.
  • Efectuar una análisis y abordaje terapéutico coordinado de los posibles trastornos asociados con su alteración motriz.
  • Prevenir los efectos del déficit en el desarrollo general del niño.

Prestan estos servicios Terapeutas titulados en Fisioterapia.

PSICOLOGÍA /ATENCIÓN TEMPRANA

Atiende la dimensión psicoevolutiva del niño. Una intervención que junto al tratamiento del plano instrumental mediante técnicas precisas que comprendan la organización preliminar de la tarea, la graduación de la estimulación y la autoevaluación; contemple una visión global de los aspectos fundamentales que permitirán establecer hipótesis para el diagnóstico de los trastornos del desarrollo y el aprendizaje, incluyendo las interacciones con la familia y el entorno.

AREA LOGOPEDIA

Se encarga de priorizar los tratamientos encaminados a contribuir al desarrollo adecuado de los patrones lingüísticos, desde los ámbitos expresivo y fonoarticulario, comprensivo, pragmático.

Ámbitos de Intervención

Para conseguir los objetivos terapéuticos se interviene en tres ámbitos:

1) Atención a la familia con el objetivo de que llegue al nivel máximo de comprensión de la realidad de su hijo y adecuen el entorno del niño a sus necesidades afectivas y de experiencias. La atención a la familia tiene diferentes vertientes:

  • Información. Facilitando a los padres el acceso a todos los datos relacionados con la situación real del niño, con el tipo de tratamiento requerido y con los recursos sociales y legales de que dispone.
  • Asesoramiento. Proporcionando a los padres aquellos elementos que les permitan una intervención positiva en el proceso evolutivo del niño.
  • Soporte. Procurando a los padres un apoyo continuado durante las sesiones y, en caso necesario, derivando a una atención psicoterapéutica.

2) Atención directa al niño. Mediante el programa de tratamiento individualizado y de tipo multidisciplinar en la mayoría de los casos.

La atención será monitorizada, preferentemente, por un profesional tutor a fin de mantener una visión global del niño y estar asesorado en toda su actividad. Este tratamiento siempre se realiza en colaboración de los padres. Esto permitirá a los padres descubrir sus propios recursos, reforzar su relación con el niño y establecer un tipo de apego seguro, y valorar mejor los avances desde unas expectativas reales y con orientación positiva.

3) Soporte a la escuela infantil.

Para favorecer el proceso de socialización se facilita la integración del niño, en función de sus posibilidades, en el medio donde vive. Y la escolarización           constituye un medio complementario de intervención con el niño y la familia.

Desde el Programa de Atención temprana del CENTRO BUEN FIN se asesora desde un principio el proceso de integración. Contribuimos además a la tarea de gestionar y orientar los recursos necesarios para los apoyos del niño en la escuela, mediante la tramitación de informes de escolarización protocolizados.

Se potencia y establecen canales para lograr la implicación de la familia durante todo el proceso dado que es un factor básico en la eficacia de las intervenciones. La familia es el primer entorno que acoge al niño, proporciona afectos, cuidados, y educación a través de la experiencia y relación. Posibilitar que cada familia encuentre el modo de reorganizar la situación respetando su dinámica, sin que el niño se convierta en el eje de sus vidas, es importante para mantener la estabilidad familiar.