Nuestra Labor

Como su propio nombre indica, la finalidad de este Centro es la atención temprana de menores nacidos con discapacidad.

La atención temprana, incardinada en el campo de la Atención Temprana, es un tratamiento multidisciplinar que pretende, en menores de muy corta edad afectados de plurideficiencias, la rehabilitación  de las áreas afectadas (cognitiva, del lenguaje y comunicación, del sistema motor, grueso y fino, de la socialización y autocuidado, etc.). El sistema utilizado ha consistido, desde el principio, en realizar ejercicios para estimular el desarrollo mental, los músculos, los nervios y los sentidos del niño, utilizándose para ello un método que se basa en la capacidad plástica que tiene su cerebro inmaduro para paliar o compensar los efectos de una agresión temprana solicitando, mediante los estímulos apropiados, respuestas adecuadas, siendo fundamental conseguir en el menor un estado receptivo óptimo que facilite la asimilación de los estímulos aplicados con el fin de establecer patrones de conducta cuando éstos estén ausentes o de reforzar los patrones presentes de normalidad cuando sean deficitarios.

saltos
2007-02-15-01

Para conseguir estos objetivos, las sesiones de atención temprana son preparadas previamente en función de las capacidades del niño y de su evolución, aplicándose en cada caso el tratamiento que se considere más adecuado y dejando constancia escrita de la progresión del niño o de cualquier otro dato de importancia. Una vez que el menor ha dejado de recibir el tratamiento por haber alcanzado la edad correspondiente, los Especialistas del Centro mantienen los contactos que sean necesarios con los docentes de los Centros Educativos a fin de orientarles en su relación y trato con el menor.

La línea de trabajo que se sigue está basada en los tratamientos individuales que, cuando han alcanzado un resultado aceptable, se pueden continuar con sesiones de grupo, todo ello con vistas a la consecución del objetivo final que es la integración social del niño nacido con discapacidad.

La atención temprana, como tratamiento multidisciplinar que es, trata de alcanzar los resultados que se han expuesto anteriormente. Ahora bien, es lo cierto  que  no  todos  los  niños  presentan  retrasos del mismo grado en todas las áreas, sino que unos pueden tener más afectada el área del lenguaje y otros la del sistema motor, de manera que necesiten una mayor actuación en ellas, lo que solamente puede conseguirse mediante una mayor intervención en las áreas de la Fisioterapia o de la Logopedia según sea la más afectada. Del mismo modo, se presentan muchos casos en que los menores que han finalizado el tratamiento de atención temprana, precisan, sin embargo, continuar recibiendo tratamiento de logopedia al no haber alcanzado un grado adecuado de recuperación.

El Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin, entendió desde un primer momento que para conseguir los más óptimos resultados era necesario disponer de los medios adecuados para conseguir esta mayor intervención en las áreas mencionadas para lo cual incorporó, adelantándose en el tiempo a los restantes Centros, Fisioterapeutas para trabajar en el campo del sistema motor y Logopedas para reforzar el tratamiento del área del lenguaje. Hoy día estos servicios que, antaño, fueran complementarios, forman parte integrante de la atención temprana

Pero existe otro tipo de discapacidades en menores que se describen con la denominación común de Trastornos Generalizados del Desarrollo, síndromes que se caracterizan principalmente por alteraciones graves en el lenguaje y la comunicación, dificultades de interacción social, juego y creatividad, que llevan a la inadaptación a las normas, las autoagresiones, y la agresividad frente a terceros, siendo el más conocido de ellos el autismo.

Conocedores de que todas estas alteraciones, englobadas, como se ha dicho, bajo la denominación de Trastornos Generalizados del Desarrollo no tenían adecuada cobertura en nuestra ciudad para personas carentes de medios económicos, el “Centro de Estimulación Precoz”  acometió muchos años atrás el tratamiento de los mismos incorporando para ello nuevos Especialistas en Psicología.

Desde su fundación y hasta el día de hoy, el “Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin” ha estudiado a muchos niños, habiendo dado tratamiento a una cifra cercana a los  2.500, alcanzando un nivel muy alto en la consecución de objetivos, hasta  el  punto  de  que hoy día  está  considerado  como  el Centro de Sevilla con mayor calidad en los servicios de atención temprana a los asistidos.

Se vienen admitiendo y tratando en el Centro aquellos niños que, con los diagnósticos de encefalopatía, macrocefalia, hipoacusia, sindrome de Down, síndrome de West, retraso psicomotor, etc., se encuentran dentro del área de atención temprana, es decir, aquellos que, con edad comprendida entre 0 y 60 meses, tengan una afectación neurológica, psicomotora ó sensorial que determina un retraso madurativo.

Durante su permanencia en el Centro, normalmente hasta los 6 años de edad, el niño deficiente recibe un número de sesiones  semanales  dependiente  del criterio del equipo técnico, pasando en ocasiones a las sesiones de grupo para, al fin, ser dado de alta, a partir de cuyo momento se realiza, si es necesario, un seguimiento de su integración por parte del personal especializado del Centro.